Leen este blog:

miércoles, 22 de noviembre de 2017

LOS HOMBRES DE ROJO





Había encontrado el lugar perfecto para escondernos. Una fábrica abandonada; una vieja fábrica de juguetes. Un lugar lleno de máquinas muertas que hacía años habían dejado de producir alegrías para un mundo sin alma.

Nos refugiamos entre los ecos de aquel edificio; alejados de todo aquel que quisiera evitar que estuviéramos juntos. Seres celosos de nuestro amor, seres solitarios que deseaban aislar a cada individuo hasta convertir el universo en una estantería de frascos cerrados herméticamente.

Yo no iba a permitir que a Rebecca y a mí nos sucediera eso. Estaba dispuesto a dejar todo en aquella guerra.

La abracé intentando calmar sus nervios:

– Nos van a encontrar – dijo ella.

Y justo en ese momento oímos golpes sobre el portón metálico:

– ¡Salgan de ahí! ¡Están rodeados!

Eran ellos. Otra vez ellos. Los hombres de rojo.

– No te preocupes, Rebecca; no estoy listo para rendirme.

– Es peligroso enfrentarlos – dijo ella – ¿Estás seguro de que no sería mejor que nos entregáramos?

Ella dudaba, pero yo tenía suficiente seguridad para ambos. Miré alrededor y vi que una de las máquinas tenía una escalera que llegaba al alcance de una ventana. Subimos tomados de la mano y la ayudé a salir del edificio, y luego lo hice yo.

La ventana daba al callejón del otro lado del portón que seguían golpeando los hombres de rojo.

Corrimos saltando de sombra en sombra, de charco en charco, pero ellos estaban en todas partes, y enseguida recuperaron nuestro rastro:

– ¡Ustedes no deben estar juntos! ¡Acéptenlo! – gritaban bajo sus cascos.

Oímos música en un lugar de puertas abiertas. Cientos de personas bailaban en la oscuridad, iluminados solo por unas luces de neón.

– Nos perderemos en la multitud – le dije.

La música sonaba como una fábrica de juguetes que vuelve a funcionar tras varios años detenida. Ruidos de cadenas, tambores primarios, y unas luces epilépticas que reflejaba a las tristes marionetas que se movían de una manera como solo un cuerpo sin mente podría hacerlo.

– ¡Mira! – dijo Rebecca – Volvieron a encontrarnos.

Eran ellos. Otra vez ellos. Los hombres de rojo.

Corrimos chocando entre seres sin almas, almas pérdidas, pérdidas del ser, y entonces uno de nuestros persecutores me alcanzó. Me sujetó del brazo y yo me di la vuelta para propiciarle un golpe directo en la boca del estómago. Lo habría golpeado en la cabeza, pero al igual que los demás, tenía un casco que me habría roto los nudillos.

Continuamos corriendo tomados de la mano, y escapamos por la puerta trasera del sitio, atravesando un callejón.

Tomé allí un caño metálico que encontré tirado en el suelo.

– ¿Qué harás con eso? – preguntó Rebecca – Lograrás que nos maten.

No le respondí, y me limité a correr tomándola de la mano.

Así, llegamos a un puente por el que podríamos haber huido, aunque tal vez allí habríamos sido perseguidos por hombres vestidos con trajes de un color diferente.

De todas maneras, delante del puente había uno de ellos que nos miraba sosteniendo un garrote en tono amenazante.

– ¿Qué quieres? – le pregunté – ¡Déjanos en paz!

– Deberíamos rendimos – dijo Rebecca.

– ¡Jamás! – dije – Lucharé. Lucharé por amor.

El hombre de rojo se acercó, pero yo tenía el caño metálico escondido a un costado de mi pierna. Cuando lo tuve enfrente lo golpeé directo en la cabeza, partiendo su casco, provocando que cayera al suelo inconsciente.

Quise aprovechar para ver quién estaba bajo el casco; y saber por fin quién estaba dispuesto a entregar su vida a cambio de evitar que Rebecca y yo estuviéramos juntos.

– ¡Vamos! – dijo ella – Sigamos corriendo.

– Espera – dije –, quiero saber quién es esta persona que tanto odia nuestra relación; quiero saber a quién me estuve enfrentando todo este tiempo.

Me acerqué al hombre de rojo y le saqué el casco, que ya estaba partido al medio. Entonces vi su rostro y supe que todos los hombres de rojo eran la misma persona; todos ellos tenían, bajo sus casos, el rostro de Rebecca.





Si te gustó esta historia, tal vez te guste:
CUESTIÓN DE PIEL
MI BRAZO POR TI

18 comentarios:

  1. Hola Federico:

    Este relato es de mucho terror, pensar que a veces el enemigo es el que tenemos mas cerca sin darnos cuenta, pensando en que es aliado. Al menos es lo que entendí.

    ¡Saludos y bonita tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Tere. El relato está relacionado con eso precisamente.

      Bonita tarde a ti también, amiga :)

      Eliminar
  2. Muchas veces al querer en demasía, nos cegamos perdiendo conciencia de la realidad.
    MUY BUENO!!!
    Shalom amigazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu lectura, Beto.
      Te agradezco mucho el comentario. Me alegra que te haya parecido así.
      Abrazo, amigo!

      Eliminar
  3. El personaje luchaba en vano por un amor que Rebecca ya no sentía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Luchaba contra ella y no por ella. Es lo que suele suceder cuando alguien lucha por amor.

      Eliminar
  4. Excelente relato Federico.

    A manera de suspenso nos muestras como quedamos atrapados en una relación, porque tendemos a obsesionarnos y cegarnos cuando estamos aparentemente enamorados o deslumbrados ante la belleza o personalidad de una persona, o simplemente necesitados de afecto.
    Esto nos lleva a hacer de oídos sordos ante las advertencias de peligro de dependencia emocional, o lo que es peor, echar a un lado a todas las personas de nuestro circulo de amor y amistad por entregarnos a una relación que todos, menos nosotros (no hay peor ciego que el que no quiere ver), saben perniciosa, incluyendo a esa persona que supuestamente amamos, que nos suplica que debemos ponerle fin.

    Me ha encantado tu aleccionante historia, atrapados dentro de nuestra propia maraña de entendimiento, hasta que por fin decidimos enfrentar nuestros miedos y monstruos y taparnos el halo de luz que nos ciega y no nos deja ver lo obvio.

    !Bendita sea esa oscuridad que nos permite ver! Federico, y entender el lenguaje de las tantas Rebecas y Rebecos que andan sufriendo por ahí, por culpa de un amor enfermizo.

    Y ¡Benditos sean tus relatos oscuros! Amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran reflexión la tuya, Harolina.
      Una alegría que te haya gustado tanto mi relato.

      Las Rebeccas y "Rebeccos" son circunstanciales tal vez, hay que intentar evitar a esos hombres de rojo más allá del rostro que escondan.

      Gracias por las palabras.
      Saludos desde mi oscuro rincón.

      Eliminar
  5. El amor ciego de nuestro protagonista chocó contra la más terrible de las realidades; el enemigo como amante-aliado. Tan lejos y a la vez tan cerca.
    Terrible verdad la que cuentas, Federico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente lectura, Bruno.
      Me alegra que te haya parecido terrible.
      Muchas gracias por el comentario, compañero.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Espero que no te importe que esté escribiendo una versión de tu relato desde una perspectiva un poco diferente. Me gustaría contar con tu permiso para colgarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que tienes mi permiso.
      Avísame cuando lo hayas publicado.

      Eliminar
  7. Mis agradecimientos, aqui lo tienes.
    http://negroe1.blogspot.com.es/2017/12/relatos-enajenados-rostros-de-porcelana.html

    ResponderEliminar
  8. Buen relato, me gustó la atmósfera. Se dice que hay el riesgo de "dormir con tu enemigo". Pero tú has descrito algo peor, y es que ese enemigo con el que uno "duerme" se convierta en un ejército. Eso sí que es una pesadilla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bonifacio.
      Muy bien dicho. A propósito de "dormir", intenté una atmósfera algo onírica.
      El único enemigo que puede tener una pareja es uno de los miembros que ya no desee continuar.

      Saludos y que tengas dulces sueños.

      Eliminar
  9. Excelente relato, me gustaría promocionarlo en RelatoCorto.com, en caso de estar interesado visita
    https://goo.gl/8USqfW

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario y la invitación, Sebastián.
      Saludos.

      Eliminar