Leen este blog:

miércoles, 20 de abril de 2016

DE VIDRIO






Mi corazón es frágil; como de vidrio.



Cuando conocí a Víctor supe que lo amaría por siempre, pero un día me lastimó. Hace unos meses comencé a sentir que nuestra relación ya no era transparente y, revisando los cajones de su escritorio, encontré una carta escrita por otra mujer.


Esa jovencita hueca sabía tanto de mi amado como de reglas ortográficas. Aun así, leí la carta decenas de veces mientras mi corazón se astillaba en mil pedazos.


A pesar de la traición sigo con él, pues ¿quién va a amarlo como yo?, ¿quién va a cuidarlo como yo? Nadie; menos ahora que se está muriendo.


Víctor ya casi nunca se levanta de la cama y vomita sangre a diario. Tiene la piel resquebrajada y comienza a verse muy delgado, pero los médicos siguen sin determinar el motivo de sus hemorragias.


Le han recomendado internarse en un hospital pero prefiero que siga aquí conmigo, pues ¿quién va a amarlo como yo?, ¿quién va a cuidarlo como yo?, ¿quién pondrá en su jugo un poco de vidrio molido como yo?





Si te gustó esta historia, tal vez te guste:
IMPURO
PATRICIA FEA
PARA SIEMPRE

56 comentarios:

  1. Amores que matan. También cabría decir aquello de "lo maté porque era mío".
    Un muy buen micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va perfecto el "lo maté porque era mío".
      Me alegra que te haya parecido así, Josep.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Muy buen relato, bueno y turbio. Me ha encantado. Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado mi turbio relato, Artza.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. O mio o de ninguna... Una propuesta de amor clara y trasparente como el cristal molido.
    Pobre Victor, tan amado
    Suerte compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Francisco; demasiado amado.
      Gracias, compañero.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. No hay nada peor que una mujer despechada.
    Buen relato, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya resultado así, Bruno.
      Un saludo!

      Eliminar
  5. A sorbitos de su corazón, morirán los dos. Los amores que matan jeje. Muy buen relato ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Elena; es como si ella le diera a beber los pedazos de su corazón roto :)
      Gracias por el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Y bebiendo me encuentro estos dias, con la diferencia que yo me repondré ;)

      Eliminar
  6. Nadie le dijo a Víctor que es peligroso romper el corazón de una frágil mujer? Estupendo relato, donde la venganza se sirve en jugo.
    Mucha suerte. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría decirse que es un relato con moraleja :)
      Gracias por el comentario, Mariola.
      Un saludo!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así mi relato de amor, María.
      Abrazo!

      Eliminar
  8. Me ha gustado tu cuento, Federico, donde no solo el terror está presente, sino que la fina ironía del despecho del desamor, traza con bisturí el desenlace completamente macabro.
    Cordial saludo y mucha suerte con el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Estrella.
      Muchas gracias por el comentario tan acertado como un cirujano.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Me ha gustado sobe todo la forma de expresarse de la mujer en primera persona pues nos has metido dentro del personaje y su doble realidad
    Muy bueno, sí señor. Mucha suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isidoro.
      Por alguna razón suelo escribir en primera persona los relatos de personajes desequilibrados.
      Me alegra que te haya parecido así de bueno.

      Eliminar
  10. Una venganza por amor, a medio camino entre la adoración enfermiza y el odio... Desde luego miedo da.

    ¡Muy bueno, Federico! :))

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Julia; eso es lo que le sucede a la protagonista.
      Me alegra que te haya dado miedo :)
      Gracias por el comentario, amiga.
      Abrazo!

      Eliminar
  11. ¡O mio o de nadie! verdad Federico? No hay nada mas peligroso que una mujer despechada muajajaja. Muy bueno maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor suele ser así... celoso y egoísta.
      Me alegra que te haya parecido así de bueno, Mendiel.
      Gracias por el comentario, terrorífica amiga.

      Eliminar
  12. Maravilloso micro Federico. o eres mio o no hay otra. jajjaja muy bueno. Suerte en el concurso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y las risas, María :)
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  13. Federico, cuando el amor se vuelve patología las dudas y celos corroen el alma y hasta nuestras propias cartas escritas en el noviazgo las vemos como contrincantes e infidelidades, este tipo de amor posesivo, dependiente y enfermizo es mas bien lastimoso y peligroso, hiriente hasta las ultimas consecuencias, pues le lanzas al otro los mismos dardos con que te torturas tu.

    Muy bueno tu relato, esta vez el terror lo produce el tan solo imaginar que alguien que supuestamente te ama, se pueda obsesionar y trastornar de esa manera tan despiadada y vengativa.Lamentablemente pasa tan a menudo que aterra.

    Saludos y mis respetos para tí, señor de la oscuridad luminosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho las palabras, Harolina.
      Es verdad, esos odios vestidos de amor son comunes. Por las dudas revisa siempre tu bebida.

      Saludos desde las sombras.

      Eliminar
  14. ¡Hola! Genial relato. Lo que más me ha gustado es esa especie de impasividad o naturalidad que le confieres a tus letras, me hace pensar que justo es eso lo que siente ella cuando piensa todo lo que está sucediendo con su pareja. ¡Mucha suerte, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Moria!
      Me alegra que te haya gustado; me pareció importante darle ese tono al relato. Algo así como "El corazón delator" de Poe, pero sin la culpa.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  15. Una excelente pintura del desequilibrio mental de una mujer con delirios de "salvadora" y una macabra sed de venganza. Muy buen trabajo, Federico. Un placer leerte ;)! Suerte en el concurso!

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el acertado comentario, Fer.
      Un placer saber que disfrutaste de mi delirante pintura.

      Abrazo!

      Eliminar
  16. Dios mío, sentí el vidrio en el estómago. Impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sientes mal, conozco a uno señora que puede cuidarte y llevarte jugo a la cama.
      Gracias por el comentario, Denise. Me alegra haberte impresionado.

      Eliminar

      Eliminar
  17. Mientras leía tu micro no podía quitarme de la cabeza el libro "The Misery" del gran Stephen King, con la diferencia que tu micro tiene un final que creo que incluso King envidiaría. Te deseo la mejor suerte posible para el concurso, aunque dudo que la vayas a necesitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Joel!
      Ahora que lo pienso, creo que Annie Wilkes y la protagonista de mi cuento podrían haber sido grandes amigas.

      Eliminar
  18. Me gustó, sobre todo el detalle final, descarnado y doloroso para ser definido como amor. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Chamisso.
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  19. Esplèndido! incluìdo el vidrio molido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Raquel.
      No te olvides de tomar jugo de naranja exprimido en invierno.

      Eliminar
  20. Romántico, con la reconfortante oscuridad que acostumbras.Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el reconfortante comentario, amigo.
      Abrazo, Migue!

      Eliminar
  21. Admiro lo que escribiste
    eres real co tu amor
    te admiro lo que sentiste una maravillosa pasión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y las palabras.

      Eliminar
  22. Malvado tu relato, aunque yo creo que también soy malvada, pues lejos de entristecerme el pobre Victor me dio muchísima risa. imaginé a la chica con una seriedad y hasta un toque melancólico diciendo: "¿quién pondrá en su jugo un poco de vidrio molido como yo?".

    Y tiene razón, así que deberá seguir cuidando de Él jajajajaja. Después de llorar ahora me hiciste reír, me encanta que me haces sentir emociones diferentes con cada cuento que escribes, eso es parte de tu genialidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra causarte risas y llantos con mis relatos, Tere.
      A mí tampoco me entristeció Victor, aunque tal vez a la protagonista se le fue la mano.
      Muchas gracias por las palabras!
      Saludos.

      Eliminar
  23. Un muy buen micro. Enhorabuena por la victoria en el certamen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alejandro!
      Te mando un abrazo.

      Eliminar
  24. Drástica y diabólica decisión de la mujer que has creado. Buen cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Jordi.
      Cuídate de no hacer enojar a una mujer diabólica.

      Eliminar
  25. Muy bueno, directo y sin melodramas... felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y el comentario, David.

      Eliminar
  26. A ella se le astilló el corazón, para Víctor, las consecuencias de su infidelidad, en manos de un ser perverso, serán catastróficas. Nunca más lejos del amor, puro terror, compañero.
    Un micro genial, Federico.
    ¡Abrazo, Amigo de las Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario, mi buen amigo de las letras!
      Un fuerte abrazo, Edgar.

      Eliminar
  27. Ufff, amores que matan, :O
    ¡Terrorífico!

    Muy bueno Federico, :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar