Leen este blog:

martes, 19 de mayo de 2015

IMPURO




Lo vi balancearse en la oscuridad mientras me acercaba por su espalda; esa espalda asimétrica de huesos sobresalientes.

Esperaba que un buen golpe con el hacha abriera su cráneo; ese cráneo calvo y deforme que reflejaba la escasa luz del lugar.

Me faltaban pocos pasos para llegar, y él seguía balanceándose con los brazos a cada lado; esos brazos desproporcionados con los que mató a mi marido.

En ese momento pisé por accidente uno de sus juguetes, y el balanceo se detuvo.

– ¿Madre?

Solté el hacha y corrí hacia él.

– ¡Aquí estoy, hijo! – dije llorando mientras lo abrazaba con fuerza.


71 comentarios:

  1. Que buen micro, ¡el padre tenía que ser horrible! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sergio!
      Me hiciste reír con tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ay me ha causado cierto desasosiego. Ese niño me ha causado verdadero miedo. Y esa madre perdida entre el amor por un hijo y el terror que le produce. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final la madre optó por el amor. Cuidar de él no debe ser fácil; tal vez puedas ayudarla.
      Muchas gracias por el comentario, María!

      Eliminar
    2. María la madre más parece perdida entre el terror y el miedo.

      Eliminar
  3. Tremendo, Federico. Un juego, entre el horror hacia un monstruo y el amor incondicional de una madre, perfecto. Una escena perturbadora.
    Abrazo, Amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en llamarlo "Incondicional" al micro, pero pudo haber sido muy obvio.
      Me alegro de haberte perturbado, amigo de las letras.
      Abrazo, Edgar. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. El amor de la madre, siempre instintivo, fuera de todo razonamiento. Excelente micro, Federico! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Víctor. Por eso no puse en ningún momento que ella diga que el es feo, si bien habla sobre las deformidades del muchacho; tampoco dice que lo odia.
      Muchas gracias por la visita y el comentario, amigo!

      Eliminar
  5. Muy bueno Federico, pobre madre y pobre niño quien sabe la clase de persona q era su padre...!!
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez haya sido otro monstruo..., en ese caso no es tan malo el muchacho y se merece ese fuerte abrazo :)
      Gracias por el comentario, Virginia.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Ehmmmm! No sé si servicios sociales está al día con situaciones de este tipo pero....qué fuerte Federico! Me encanta el contraste del amor/odio de la madre, qué dilema y qué criatura (como no quererla, ajja)! Lo del balanceo asusta mucho y mucho más ese final!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los de servicios sociales se atrevan a llevárselo.
      Me alegro de que te haya gustado mi cuento, Ana.
      Gracias por el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  7. La mejor mamá del mundo.
    No me digas que se llama Lilith.
    Escalofriante.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez..., y tal vez el muchacho no sea hijo único.
      ¡Abrazo, amigo!

      Eliminar
  8. Para las madres, todos los hijos son lindos. Excelente como siempre Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Mendiel!
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. El instinto maternal en su terrorífica expresión ..
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas madres han soportado monstruos terribles...
      Gracias por el comentario, Jesús!

      Eliminar
  10. Uff, Federico, la descripción de los movimientos del chico, con la cámara siempre por detrás, está logradísima. Me ha recordado algunas películas de familias muy chungas, siempre en el sur profundo de Estados Unidos, familias endogámicas. Uno de tus micros más logrados. Jajaja, me has dado el desayuno. Abrazos, máquina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste reír. Yo también lo imagino como un personaje de esa clase de películas.
      Me alegro de haber logrado ese efecto de cámara por detrás.
      Muchas gracias por el comentario, Fernando.
      Abrazos!

      Eliminar
  11. El amor de madre puede llegar hasta extremos terroríficos.
    Muy buen microrrelato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Josep. Me alegra que te haya parecido bueno.
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  12. Impactante, buenisimo, de premio. Lo que empieza como un intento de asesinato, acaba con un abrazo maternal. Seguro que ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Yolanda.
      El personaje de mi relato mantendrá sus deformados dedos cruzados para que así sea; espero que su madre pueda consolarlo si eso no sucede...

      Eliminar
  13. Buen micro, Federico, como era de esperar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y el comentario, Paola :)

      Eliminar
  14. Las madres estamos ciegas a los defectos de nuestros hijos y no vemos sus deformidades externas o internas.
    Si las hubiese visto desde bien pequeño, quizá el padre estuviese vivo.
    Muy bueno. Como siempre hace un "maestro"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho el comentario, Mercedes.
      Así pasa con las madres de algunos monstruos.Yo conozco una...

      Eliminar
  15. Escalofriante y aterrador.ME IMPACTO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno haberte impactado, Raquel!
      Tu mascarita también es aterradora.

      Eliminar
  16. Un relato aterrador con un final totalmente inesperado ya que la verdad al inicio había pensado que sería un zombie.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo pensaste por la imagen, por el hacha, o acaso también te enganchaste con The Walking Dead? :)
      Gracias por el comentario, Felipe. Un saludo.

      Eliminar
  17. Reflejas en el hijo deforme la esencia del ser humano a la perfección; la maldad salpicada con pinceladas de bondad y viceversa.
    Grande Federico!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, amigo poeta. No hay blancos ni negros, solo una gran gama de grises.
      Gracias por el comentario, Oskar!
      Abrazo grande!

      Eliminar
  18. Da más miedo pensar qué hará esa madre por ese hijo que la deformidad del muchacho. Muy bueno.
    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su amor por él parece estar por encima de cualquier crimen que él pudiera cometer.
      Te agradezco el comentario, Skuld! Un abrazo!

      Eliminar
  19. Es bueno, Federico. En tres frases, nos describes todo un ser, todo un monstruo. Y en una nos revelas la verdad. Con la palabra ''juguete'' nos descolocas y horrorizas, y nos haces ver la escena con otros ojos; ojos asombrados y aterrados. Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido bueno, amigo.
      Muchas gracias por el comentario, Ricardo.
      Un saludo!

      Eliminar
  20. ¡Juas! ¡Buah!
    Me he leído el Micro cuatro veces... Porque cada vez, me lo he imaginado de distintas formas... Sea como sea, estoy de acuerdo con Ricardo, el juguete descoloca mucho... De hecho, no sé por qué he pensando que el juguete era otra persona muerta...
    Pero solo de pensar que un Crío se dedica a lanzar hachazos a modo de juego... ¡Resulta escalofriante!
    ¡Macabro y genial!
    ¡Besines, Federico! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en poner que tropezaba con un hueso, pero me pareció que sería mejor que fuese un juguete para que le dé un toque de inocencia y sea menos esperado :)
      Gracias por tus lecturas y comentario, Campanilla.
      Besos.

      Eliminar
  21. Muy buen micro Fede. Rotundo y suficiente para lograr el efecto que buscás.
    Felicitaciones amigo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo!
      Una alegría que te haya parecido así, Richard.
      Abrazo.

      Eliminar
  22. Estoy de acuerdo, con el juguete nos pasas de la dimensión monstruo a la del hijo enfermo. Y cómo esa madre no va a abrazarlo en su infinita compasión!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Mirna. A mi también me da ganas de abrazar a ese monstruo.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  23. Federico he tenido que leerlo varias veces, cada vez me descolocaba más porque no quería sentir ninguna ternura.
    Genial al poner ese juguete que nos acerca a una mirada humana del hijo y sientes el dolor y la comprensión por esa madre que lo olvida todo, porque es su hijo.

    Excelente como siempre.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que no pudieras evitar sentir algo de ternura por el personaje, mi inteción era que, luego de las descripciones, al lector no le desagrade y pudiera comprender a la madre.
      Muchas gracias por las palabras, Mirna.
      Un saludo!

      Eliminar
  24. Parece que el amor de una madre está por encima de cualquier otra cosa... incluso aunque el hijo sea un mosntruo terrible y asesino.

    Muy bueno, Federico. Pocas palabras y mucho contenido :)

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Julia.
      Así es, es puro a pesar de la impureza de su hijo.
      Abrazo grande!

      Eliminar
  25. Hola Federico, el micro relato deja mucho a la imaginación, me impresiono el final. Una vez más he disfrutado de tus letras, un abrazo desde NY.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que hayas disfrutado de mi cuento, Hilda.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  26. ¿Sabes? Me recuerda a la película "La semilla del Diablo", que refleja el amor-odio de una madre, Mia Farrow por su hijo, el mismo demonio nacido de su vientre. Finalmente opta por entrar en la organización satánica y cuidarle. Creo que el instinto de madre jamás se pierde, salvo locura o psicopatía. Es muy significativo que en tu magistral relato la madre reconsiderara su decisión. Es un relato intenso, de terror psicológico por antonomasia y en muy poco tiempo se crea una situación realmente trágica y conmovedora. Es un micro genial.
    Un abrazo y feliz inicio de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por las palabras, Marisa. Me alegro de que te haya parecido así.
      Abrazo grande y buen inicio de semana para ti también!

      Eliminar
  27. Me gusta. Es un buen relato , de los que dejan incógnitas para seguir rumiando el lector después de su lectura. Incógnitas que no necesariamente haya planteado el autor. Una que me gustaría proponer y que no he visto en los comentarios.
    ¿Quién habrá sido el padre de la criatura?.
    Este tipo de interrogantes on los que dan el hálito inquietante a un relato de terror. Gracias Federico, magnífico relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la visita y el comentario, Mr Reivaj.
      Me alegro de haberte dejado rumiando. Es una interesante posibilidad que el padre no haya sido quien él mató, le da un perfil más demoníaco al personaje.
      Un saludo!

      Eliminar
  28. Desasosegante... como tiene que ser. Enhorabuena Federido por tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Lole.
      Un saludo.

      Eliminar
  29. ¿Qué le habrá hecho el marido de la madre al padre de la criatura?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez pudo deshacerse de él, pero la nueva criatura haya nacido demasiado fuerte. Me estás despertando nuevas interrogantes a mí, Mr Reivaj :)

      Eliminar
  30. Hola Federico.
    Un miro impactante, con un final feliz.
    Me es imposible imaginar que una madre pueda albergar esos sentimientos hacía su hijo, porque sea como sea, con sus imperfecciones, desproporciones, errores y debilidades, lo amará, cuidará y protegerá hasta de ella misma.
    Muy fuerte.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este hijo no es como cualquiera, pero más allá de esos sentimientos, ganó el amor :)
      Gracias por el comentario, Lucía.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  31. Respuestas
    1. Tu comentario es más que suficiente. Me alegro que te haya parecido bueno, Elisa.
      Te agradezco la visita y las palabras.

      Eliminar
  32. Me has dejado KO. Como si tu historia me hubiera golpeado en la boca del estómago al leer ese final. Qué gran micro. ¡Fantástico! Cada día te superas ;)

    ¡Abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento el golpe en el estómago que te dejó KO, aunque me alegro del haberlo logrado con mi relato.
      Muchas gracias por el comentario, Carmen!
      Abrazo :)

      Eliminar
  33. ¡Que dulce momento! Un giro vertiginoso. Bravo maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por unirte al abrazo de los dos personajes del cuento.
      Un saludo, amigo!

      Eliminar
  34. En éste me confundí un poco pues al inicio quiere terminar con su vida. Sin embargo al verlo a los ojos ¿se arrepiente? Diho. Es la madre tiene lógica pero no se sinlo interpreté bien. ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Sofía. Al final el amor de madre era tan puro que la hizo cambiar de parecer :)
      Saludos!

      Eliminar