Leen este blog:

sábado, 20 de diciembre de 2014

EL LADO B DE LA NAVIDAD





MICROTERROR NAVIDEÑO



Fue enorme nuestra sorpresa cuando lo vimos descender por la chimenea justo en medio de la cena. Debí haber buscado un mejor lugar para esconder el cadáver.







MICROLEYENDA NAVIDEÑA


Hace mucho tiempo, cuando el mundo aún era joven y yo ya era viejo, conocí a un hombre condenado por sus pecados. Su castigo lo convertiría en un medio para una injusticia que aún se vive en todo el mundo.
Una vez al año debía darles preciosos juguetes a los niños ricos, mientras que a los de clase media les entregaba unos más económicos. Eso no suena tan terrible, un juguete vale tanto como la imaginación de su dueño; lo que más pena le daba era lo que dictaminaba su condena respecto a los más pobres. Sin importar cuánto le suplicaran los pequeños de hogares más humildes, él debía hacer caso omiso a sus llantos y sobrevolar sus techos sin detenerse; sin dejarles nada.



30 comentarios:

  1. La leyenda creo que no es tal. Aún ese hombre sigue pasando de largo por las casas pobres. Buena cara B de la navidad. La describes tal como yo la veo. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Santiago. Me alegro de que te haya gustado.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Ambos fueron muy buenos relatos.
    El primero forma toda una historia a partir de solamente dos oraciones y te hace quedar con ganas de saber más.
    Y el segundo te hace apreciar la leyenda desde una perspectiva distinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Felipe. Me alegro de que te hayan gustado.
      Es cierto lo de la leyenda, no es más que lo mismo que ocurre pero visto desde otra perspectiva.

      Eliminar
  3. Sensacionales Federico.
    El segundo en especial me impactó, tiene mucha verdad para ser leyenda. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alejandro. Me alegro de que te haya impactado mi relato.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Muy buenos. El primero un micro tremendamente oscuro; y el segundo una visión diferente y algo triste sobre el trabajo de este hombre. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ricardo. Me alegro de que te hayan gustado.
      Un saludo!

      Eliminar
  5. Geniales! En el segundo me quitaste la idea, por suerte, yo no lo habría hecho con tanto arte. Bravo Fede!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podés escribir tu versión también de todos modos, será genial sin dudas.
      Gracias por tu comentario, Miguel!
      Abrazo.

      Eliminar
  6. El primero a pesar de ser breve es contundente. El segundo es más cruel pero encierra en él un mensaje tan verdadero que nos obliga a reflexionar. Como de costumbre señor escritor Federico Rivolta (Yquizás ya canse diciendo esto) Usted es uno de mis favoritos. Brillante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprecio mucho tus comentarios, Jorge. Me alegro de que te hayan gustado.
      Un placer leer tus palabras. Abrazo!

      Eliminar
  7. Hola Fede.
    Es verdad, para leer en Nochebuena no son. Je.
    Un tanto duros por decirlo de una manera elegante.
    Son excelentes ambos, el primero no deja lugar a dudas aunque cumple con la premisa del micro pues deja casi la "historia" en si librada a la imaginación del lector pues narrás solo el accidente que la dispara.
    El otro lo mismo pero tiene un mensaje subliminal profundo, social.
    Excelente amigo mío.
    Abrazo grande y Muchas Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Richard.
      Sí, el primero es bien corto, con un poco de humor negro. El segundo creo que es el más crudo por ser más real.
      Abrazo grande, amigo!

      Eliminar
  8. La Navidad es la época perfecta para emigrar a Siberia durante dos semanas. Qué asco de familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una época que si te encuentra mal parado, parece hacer florecer aún más los problemas. Que te sea leve, Alex.

      Eliminar
  9. Hacía tiempo que no te veía un microrrelato de microterror. Me ha hecho mucha gracia. Oscuro y divertido. No esconderé en Navidad nada en ese lugar.
    Me ha encantado el segundo porque si angustia. Es la realidad expresada de una forma muy original. Es un "Zasca", toma Navidad. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, hacía mucho que no escribía uno de ese estilo. Me alegro de que te hayan gustado
      Gracias por el comentario, Ana.
      Abrazo.

      Eliminar
  10. Saludos Federico, muy buenos tus microrrelatos. El primero conciso y contundente y el segundo reflejando una realidad muy triste con una tristeza aún doble, para el perpetrador condenado y para lo niños pobres. Éxitos y felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Mery. Gracias por tu visita y comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  11. ¡con tantos comentarios no se que decirte más!
    Me han gustado sobretodo el segundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayan gustado, Paola.
      Gracias por tu visita y comentario.

      Eliminar
  12. Formidables ambos, Federico. Creo que en el micro es donde encuentras tu mayor expresividad. Me han gustado mucho. Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fernando. Por lo general, de los míos, yo prefiero los más extensos; de todos modos disfruto escribir de ambos tipos.
      Me alegro de que te hayan gustado, amigo. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Muy buenos ambos micros. Felicitaciones por el premio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y comentario, Luciano!

      Eliminar
  14. Federico el primero macabro pero a la vez jocoso.

    El segundo mas bien sarcastico, dejando ver la cruda realidad, me parece estar escuchando a un padre de un niño pobre dándole esta explicación para que entienda por qué no recibió regalo.

    Muy buenos los dos, te felicito por la creatividad y originalidad.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, amiga Harolina.
      Muy cierta tu lectura, y qué difícil explicarle a ese pobre niño que no recibió ningún regalo.
      Saludos!

      Eliminar

  15. Excelente definición de la navidad.
    Solo que como niño seria extraño pensar que ese señor gordo y buena gente realmente ni es gordo ni bueno. Solo es un simple delincuente cumpliendo una cruel condena.

    Ambos geniales Federico.

    Saludos y Felices reuniones familiares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan parecido así, Tere.
      Muchas gracias por el comentario y los deseos.
      Felices fiestas y que ese señor, sea gordo y bueno o no, no sea malo contigo.

      Eliminar