Leen este blog:

domingo, 14 de septiembre de 2014

LA CAVERNA




– Me rehúso a usar la máscara – dijo ÉL ante el jurado.
La condena no se hizo esperar. Lo enviaron a la caverna hasta que cambiara su parecer, hasta que se volviera a poner la máscara asignada por la ley, la misma máscara que todos están obligados a usar.
Se lo que estás pensando: “Que se la ponga y vuelva a salir”. Pero ÉL no era así, ÉL prefería conservar su rostro, ser tal cual es.
La caverna no es más que una caverna, un hueco en la piedra, un lugar lleno de insectos y de humedad. Solo hay dos conductos allí: una puerta blindada y un caño que atraviesa la roca hacia algún lugar desconocido.
Y así pasaron días, meses, años. Tal vez pasaron siglos, imposible determinarlo porque ÉL no contaba con un reloj ni con un calendario. No había ventanas tampoco, pero de algún modo en aquella caverna había una luz, solo para que pudiera ver la piedra que lo aprisionaba.
Un día escuchó algo, un llanto tal vez, o una risa; imposible determinarlo.
– Hola, ¿hay alguien allí? – gritó por el caño que atravesaba la roca.
Alguien gritó también del otro lado.
Si bien las palabras le resultaron incomprensibles, pudo notar que aquella era una voz femenina.
Poco después recibió un trozo de papel a través del caño, lo abrió y leyó la única palabra que allí estaba escrita:

“Hola”

Sintió una gran emoción por haber encontrado a alguien real. Nunca lo había hecho en toda su vida, su vida vacía, llena de gente que caminaba alrededor suyo usando todos la misma máscara.
¿Quién se habría imaginado que justo ahí conocería a alguien, allí, en la caverna?
No tenía con que escribir, por supuesto, pero no necesitó pensar siquiera un segundo antes de recibir un bolígrafo a través del caño.
Comenzaron una amistad única.
Y así pararon días, meses, años. Tal vez pasaron siglos.
Todo era increíble hasta que leyó un mensaje que decía:

“Esto duele demasiado. Ya no te escribiré. Ya no me escribas”


No había caso, no podía hacer nada, sabía que ELLA lo había dicho en serio, por lo que dejaron de comunicarse.
Y así pasaron días, meses, años…


“Sé que me pediste que no te escribiera, pero lo estoy haciendo para que tal vez así te enojes conmigo. No mucho, solo un poco, lo suficiente para que ya no me quieras tanto como para que te duela pero que tampoco ocasione que dejemos de ser amigos”


Poco después recibió la última carta de ELLA; la nota estaba ensangrentada. La abrió y, con los ojos llenos de lágrimas, leyó su contenido:


“Me pondré la máscara nuevamente y saldré de aquí. Quisiera estar contigo pero no puedo. Créeme que lo intenté, me corté un dedo para así de algún modo unirme a ti de a poco; pero eres como la gangrena, que debe amputarse de una vez y para siempre”

Al recibir el dedo de ELLA a través del caño, solo sintió ganas de gritar por la hendija de la puerta pidiendo que también le pusieran la máscara.
Y así pasaron días, meses, años…
ÉL volvió a su rutina, a su vida vacía, llena de gente que camina alrededor suyo usando todos la misma máscara. Hasta hoy la sigue buscando, a ELLA, por su manera tan especial de decir las cosas.
Quizás algún día la encuentre, no puede ser tan difícil, su forma de escribir es única y no es debido a que le falta un dedo.



30 comentarios:

  1. Y yo tanto quería reflejarme en tu reflejo... Y en tu cielo la estrella se está enfriando de nuevo, y en mi cielo comienza a brillar.
    Mi corazón suena hasta que sepa que todavia se puede quitar todas las máscaras.

    Nos fuimos de nuevo y detrás de la máscara, sabiendo que no volveremos nunca, simplemente te encontraré y aquel sol que se ha enfriado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen poema, Galina. Y muy apropiado al cuento.

      Eliminar
  2. Detrás de cada historia existe un soporte que permite que ésta pueda agarrar vuelo. Escondida está una historia verdadera, que se puede sentir, oler, saborear.
    Yo te felicito. Me parece genial el movimiento de la trama y el poder que tuvo la narrativa de llevarme y traerme. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, David.
      ¿Una historia verdadera? Tal vez.
      Abrazo

      Eliminar
  3. Me gustó tu cuento, no ponerse una máscara puede costar mucho, puede costar hasta un amor. Pero no ponérsela requiere valentía, honestidad y amor propio, cualidades admirables. Excelente Federico.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra, muy bueno tu comentario. Me alegro de que te haya gustado el cuento.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. La vida de cada uno es así un poco una caverna, en la que buscamos desesperadamente que alguien nos conteste desde el otro lado. Muy buen relato. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis.
      A veces te contesta alguien, otras veces es tu Doppelgänger.
      Abrazo

      Eliminar
  5. Muy bueno el cuento Federico. Me gusta mucho la soledad del protagonista por haber escogido quitarse la máscara porque es la misma soledad de cuando se la pone, la mujer para mí representa el deseo de algo inalcanzable pues todos tenemos sueños truncados. Enseñas mucho con tus relatos. Un abrazo señor Rivolta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana Lía.
      Otro abrazo para usted, señora Rodríguez.

      Eliminar
  6. MUY GENIAL.. TU TEMA RECURRENTE ACERCA D E LA FALTA DE LIBERTAD DE LA SOCIEDAD Y SU HIPOCRESÍA DA PARA UNO Y MIL CUENTOS, ENTRE ELLOS, ESTAS GENIALIDADES QUE MUY BIEN MUSITAS AQUÍ EN TU BLOG. COMO SIEMPRE, NETO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Zequi.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  7. Cruel destino el de los hombres, pues con máscara o sin ella están destinados a la soledad. La elección entre la aceptación de uno mismo o la aceptación por parte de los demás es nuestra encrucijada. Genial relato Federico.

    ResponderEliminar
  8. Voy leyendo tus líneas y me imagino un claustro color sepia con olor a humedad salina... De alguna forma todos llevamos una máscara propia, que nos sirve para disfrazar nuestras debilidades y así protegernos de algún daño. El problema es cuando la sociedad nos obliga a usar una máscara genérica para poder encajar en ella, entonces aquellos que se resisten son ignorados, echados a la soledad, tomados como locos y solos los que tienen una férrea intensión, pueden soportar el claustro color sepia y cargado de humedad salina. Estas reflexiones me vienen al leer tu relato, Federico, al cual encuentro excelente y fascinante, por eso mis respetos y mi admiración para ti, hermano. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es casi un ensayo antroposociológico basado en mi cuentito.
      Me alegro de que te haya gustado, Alonso.
      Abrazo.

      Eliminar
  9. Muy buen relato. Es un gusto leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jag.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Abrazo.

      Eliminar
  10. Fiel reflejo de la sociedad en que vivimos, o te adaptas a sus normas o te condenan.
    Muy bueno! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Angélica.
      Ese era el mensaje, aunque también lo es en otros de mis cuentos ;)
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  11. Otra genial metáfora de tu autoría. Dos rebeldes que prefieren el destierro antes que usar la máscara impuesta por la sociedad o el sistema; pero al final deben adherirse. Me recordó un poco a 1984 en ese sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertadas palabras, Carlo. Esa obra me impactó mucho.
      Agradezco tu comentario.

      Eliminar
  12. será que todos llevamos máscaras en el trayecto de la vida ? ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Mabel; este relato es en parte una metáfora de esa pregunta.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  13. De nuevo sales muy bien parado con otra alegoría sobre la sociedad humana (en cualquier época). O ¿Que ha sucedido con todas o todos aquellos que son de alguna manera "diferentes"? Otro de los grandes temas: La Libertad y la soledad. Muy buen relato, felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la reflexiva lectura y comentario, Carlos.
      Abrazo!

      Eliminar
  14. Cuando nos quitamos la mascara nos quedamos desnudos, frágiles, expuestos antes los mismos temores que tenemos en común, pero acéptalos ¡nunca! eso sería ser tal cual somos y eso no le gusta a nadie..¿o si?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Gabriela. La máscara deshumaniza pero también protege, en algunas situaciones requiere de mucho valor sacársela.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  15. ... y encontró a su enmascarada y vivieron felices para siempre.

    jajajaj creo que no verdad, eso solo sucede en Disney jajajajaja

    Me haces reflexionar sobre muchas cosas con tus escritos, muchas gracias Federico, ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría creer que la encontrará, pero lo veo difícil.
      Muchas gracias a ti por las palabras, Tere.
      Saludos!

      Eliminar